Thursday, October 15, 2009

Argentina

Yo conoci a "Argentina" en una fiesta por pura casualidad; ni mi amiga ni yo planeabamos ir y el estaba en la fiesta porque era amigo del amigo del amigo del primo de la novia de mi amigo, de quien era la fiesta; osea, iba en calidad de colado.
No hablamos en toda la noche. Eventualmente el alcohol fue suficiente para desinhibirnos y empujarnos a mi y a mi amiga a ir por la fiesta preguntando los nombres de todos para "socializar", lo cual era una mentira total, ya que solo queriamos ver que onda con el. Como buenas amigas, antes de saber nada de el, sabiamos que ibamos a dejarle el paso libre a la que el tipo le mostrara mas interes.
Finalmente llegamos a preguntarle su nombre y mas informacion. Su nombre no importa, su apodo, por razones obvias automaticamente fue "Argentina". Mi amiga-mas gringa que las hamburguesas-rapidamente entendio el mensaje cuando Argentina y yo intercambiamos un par de enunciados y risas en espanol. Despues de platicar un buen rato nos dimos cuenta de que teniamos buena quimica y que habia que dar un pasito mas e intercambiar numeros antes de que acabe la noche, ya que si no lo haciamos, ningun truco del destino nos iba a poner otra vez en la misma fiesta jamas.
Utilizare este parrafo para describir a Argentina; nunca habia conocido a nadie como el en este pais. Era -fisicamente- un especimen del genero masculino digno de admirar, piernas y pompas de futbolista, espalda y hombros de dios griego y un abdomen que me hacian maldecir la existencia de las camisas. El muchacho era culto, graduado de la universidad, buena posicion economica y -conmigo por lo menos- un perfecto caballero.
Pero el hijo de la chingada no sabia cuando callarse.
Al principio, los pros fueron suficiente para ignorar lo que al principio parecia un defecto chiquito, pero hasta el defecto mas chiquito se convierte en el mas grande cuando no hay emociones de por medio, y yo nunca senti nada NADA por el. Despues de unas cuantas semanas, nada en este mundo podia evitar que no se me revolviera el estomago cuando escuchaba hablar a este tipo; porque aparte de que el cabron no se callaba, tooooooodas sus historias eran acerca de lo chingon que era EL.
Y luego vino lo peor.
El wey se volvio pasivo-agresivo, manipulador y posesivo y aunque hubiera jurado caminar por la vida sin camisa por el resto de la eternidad, ESO no lo iba a soportar. Asi que hice lo que cualquier mujer madura y civilizada hace en una situacion como esa:
Le dije "te llamo manana"
y NUNCA volvio a saber de mi ni por casualidad.
Y si no hice lo correcto, que? Mi orgullo y mi ego quedaron intactos y, que no es eso lo mas importante?

6 comments:

Pantera said...

¡Qué güeno que lomandaste al nabo! No hay nada peor que estar oyendo lo chingón que es el interlocutor.

Saludos.

Janus said...

Me gustan las mujeres cabronas como tu.

Lamia said...

Mucha razon eso es lo mas importante -
ademas egos grandes solo las mujeres asi que hiciste bien

Saludos!

Princess Janice said...

Muy bien hecho! :D

Angelitta... said...

Hiciste bien como t lo aguantabas??
Me encanto actuare de acuerdo a una mujer madura y civilizada.. me ahorro lios jajajaja

saludos!

Steve said...

no me gusta pantalones!