Monday, March 23, 2009

Arriba y abajo

En los ultimos cuatro años me he acostumbrado tanto a tener y a perder tan seguido que ya ni siquiera se si las lagrimas vienen de dolor o si solo son parte de la misma costumbre.
Ya sabia desde hace mucho que siempre viviria sintiendome como una extranjera en cualquier lugar del mundo. Pero por lo menos hoy se donde es que preferiria sentirme asi por el resto de mi vida.

7 comments:

Cabrón Insensible said...

Pues tiene sus ventajas no sentirse arraigado a ningún lado, en estos tiempos es una necesidad, nunca sabes cuando puedo venirse todo abajo y el que tiene la posibilidad de emigrar es un potencial sobreviviente.

Fernanda said...

Querida bonita encabronada.

¿Creerás que ya extrañaba leerte? ¡Qué chida está tu reflexión! Habemos almas vagabundas. Semillas que levantan vuelo reacias a echar raíces, pero ¡Caramba! Cómo hay lugares y situaciones que corrompen la vocación del nómada.

Las lágrimas casi nunca son de dolor genuino, más bien lubrican nostalgias (aunque sean premoniciones de nostalgias por venir)

Besos y retabienvenida a tu blog.

sisterless said...

me gusta el blog. cheers

Soy Robot said...

Peor sentirse extranjero dentro de uno mismo. Preferible que te pregunten: "¿No eres de aquí, verdad?" a que te inviten: "vamos a ser pendejos juntos". Sí, se derraman lágrimas y se juntan nostalgias. Ni modo, afilar las uñas, sacar los dientes y conseguirse unos zapatos tenis con una suela muy gruesa.

¿Yo? Nada más aquí de pasada.

Janice said...

hoola niña
pos si q te dire a veces es normal sentirse como un extranjero en un lugar x q cuando llegas a acostumbrarte o a echar raices kedas como qqqqqqq??
osea es extraño no?
para nosotros lo normal es sentirse ajheno
:S
beshossssssssss

Luisz said...

En este lugar 'paradisiaco' lo extraño es sentirse en casa.

Lo sé, quiero irme ya.


Saludos.

geeking said...

es primera vez que entro a tu blog y lo primero que pense al entrar: que hermosa es esta mujer sin duda eres bellizima! ah buen post!